Actividades > Exposiciones

Los tapices de Pastrana

Cinco espectaculares tapices flamencos del s. XV que narran las conquistas africanas del rey Alfonso V de Portugal, restaurador por iniciativa de la Fundación Carlos de Amberes A partir del 11 de octubre de 2014

Los cinco tapices flamencos expuestos en el Museo Parroquial de la Colegiata de Pastrana cuya conservación curativa y difusión ha impulsado la Fundación Carlos de Amberes pertenecen a dos series distintas: la serie de cuatro tapices sobre la Conquista de Arcila y Tánger por las tropas de Alfonso V de Portugal - “El Desembarco de Arcila”, “El Cerco de Arcila”,” El Asalto de Arcila”, “La Toma de Tánger” – y la de dos tapices sobre la toma de Alcázar Seguer, también por Alfonso V – de esta serie se expone de momento un solo tapiz, “La Entrada en Alcázar Seguer”, puesto que el otro “Cerco de Alcázar Seguer” continúa en fase de restauración.

La primera, datada entre 1472 y 1475, constituye uno de los ejemplos más espectaculares en el arte del tapiz del siglo XV, tanto por su tamaño (miden aprox. 4 m. de alto x 11 m. de largo cada uno) como por su excepcional calidad técnica. Se supone que fueron elaborados en la ciudad de Tournai, probablemente en el Taller de Passchier Grenier.

Ambas series de tapices flamencos fueron concebidas para exaltar el poder y la gloria del monarca portugués como conquistador y defensor de la Fe. En concreto, los cuatro tapices que forman la serie sobre Arcila y Tánger, son considerados como la mejor colección en estilo gótico del mundo. Además constituyen uno de los escasos ejemplos que existen en tapicería en mostrar hechos contemporáneos. Podrían ser el equivalente en nuestros días, a un reportaje fotográfico; nos describen fantásticas crónicas de guerra, pobladas de personajes, acción y curiosos detalles.

Su alta calidad estética y valor histórico, así como el hecho de su origen flamenco, llevaron a la Fundación Carlos de Amberes a invertir 6 años de esfuerzo en restaurar y difundir estos paños que se encontraban en muy mal estado de conservación.





¿Por qué la Fundación Carlos de Amberes se ha implicado en este proyecto?

La Fundación Carlos de Amberes se interesó por los tapices flamencos de Pastrana en 2008 cuando se estaba preparando una exposición en la Abadía de San Pedro de Gante para el cincuenta aniversario de su sala de exposiciones.

Fernando Checa, comisario de la exposición, consideraba imprescindible incluir en esa selección de tapices uno titulado “Toma de Tánger”, perteneciente a la serie de la Colegiata de Pastrana. Sin embargo, una vez comprobado el mal estado de conservación de los tapices, se hizo patente que ninguno podría exponerse en Gante.

La Fundación Carlos de Amberes, que conforme a sus objetivos fundacionales, tiene el compromiso de difundir el patrimonio cultural de las antiguas diecisiete provincias de los Países Bajos, decidió emprender el proyecto de restauración de estas magníficas obras de la tapicería europea del s. XV. Para ello fue necesario negociar un convenio sin carga económica con la Colegiata de Pastrana y el Obispado de Sigüenza-Guadalajara, propietario de los tapices desde la donación en el s. XVII del Duque del Infantado.

El impulso inicial de la aportación de fondos económicos para la conservación curativa partió de la Fundación InBev-Baillet Latour, adhiriéndose con posterioridad la Fundación Caja Madrid, así como la Diputación de Guadalajara y la Junta de Castilla-La Mancha. Así mismo, la colaboración económica de la AECID fue fundamental para poder sacar la colección de los cuatro tapices de la primera serie fuera de España. La gira americana de los cuatro tapices ha permitido financiar la restauración de los otros dos.
 
La colección está distribuida en seis grandes paños agrupados en dos series, realizados hacia 1475 1480 por algún taller de Tournai. En ellas se narran escenas de la conquista de diversas plazas del norte de África por las tropas de Alfonso V de Portugal.

Historia
Todos ellos presentan movidas escenas de estos acontecimientos guerreros, y en ellos se muestran, interpretados con toda fidelidad, el conjunto de soldados, armas, estandartes, elementos de guerra, barcos, ciudades, escudos y una infinidad de detalles que tomaron parte en ellos, destacando la figura del rey Alfonso V el Africano y de su hijo el príncipe Juan. En su parte superior, largas leyendas en latín con caracteres góticos, explican los detalles de las escenas.

No está clara la autoría de los cartones; se han atribuido al pintor de la corte portuguesa Nuno Gonçalves, por la coincidencia entre los retratos de este artista y los personajes que aparecen en las tapicerías. De todas formas, la calidad de los modelos queda evidenciada en la galería de espléndidos retratos entre los que pueden identificar a Alfonso V, a los infantes de Portugal y al Conde de Valencia.

Es incierta la forma en la que los paños llegaron a España, y existen varias hipótesis al respecto: Por un lado, está la leyenda de que fueron tomados como botín en la Batalla de Toro; también se piensa que se trata de un obsequio personal del rey portugués al Gran Cardenal Mendoza como gesto de gratitud por su postura a favor de los prisioneros lusos. Incluso que formaban parte del matalotaje del Rey Felipe I el Hermoso, y que, a su muerte en 1506, fueron vendidos en pública almoneda, quedándose con ellos el duque del Infantado.

Lo cierto es que pasaron a ser propiedad de la familia Mendoza. En el siglo XVII, la heredera de los estados y título ducal del Infantado, doña Catalina Gómez de Sandoval y Mendoza se casó con el cuarto Duque D. Rodrigo Silva, quien, al no disponer en palacio de sitio suficiente para colgarlos, los legó a la Colegiata de Pastrana con la condición de que se sacaran cada año a las calles para embellecer la villa con motivo de la procesión del Corpus Christi. Este deseo se cumplió en Pastrana hasta la época de la Segunda República.

Durante la Guerra Civil fueron trasladados a Madrid, y depositados en el Museo del Prado, de donde fueron llevados a la Real Fábrica de Tapices para su restauración. Posteriormente aparecieron en las Torres de Serrano de Valencia, donde se unieron a los tapices de la Catedral de Cuenca y a los del monasterio de las Descalzas Reales de Madrid. En 1950 fueron finalmente devueltos a Pastrana, de donde no han vuelto a salir, excepto el paño de Tánger, que en contadas ocasiones se ha movido para alguna exposición. En esa misma década de 1950, el gobierno del dictador portugués Salazar, considerando que era una serie ligada al patrimonio portugués, y una de las pocas que se conservarían sobre un tema de la historia lusa, encargó una copia de estas tapicerías a la Real Fábrica de Tapices de Madrid, que en la actualidad están expuestas en el Museo de Guimarães, y que incluyen la restitución de las partes perdidas en dos de los paños.
Conservación curativa:
Los tapices de la serie Arcila-Tánger fueron, primero, sometidos a una profunda desinsectación, ya que estaban invadidos por la polilla, en las instalaciones de Rentokill en Bélgica, y posteriormente se llevaron a la Manufactura De Wit, en Malinas.
Para la conservación e integración visual de los cuatro tapices se realizaron las siguientes intervenciones:

• Desmontaje de tejidos y microaspiración
• Limpieza por aspiración
• Colocación de un nuevo forro
• Colocación de velcro para su correcto colgado
• Tratamiento de conservación
• Integración visual

Gracias a los fondos recaudados en la gira internacional, se ha podido acometer la conservación curativa de los dos tapices de la serie de Alcázar Seguer, en el taller de la restauradora española de tapices Pepa Garrido, quien ya ha restaurado “La Entrada en Alcázar Seguer” (ya en el Museo), y actualmente se ocupa del segundo “Cerco de Alcázar Seguer”.

Premio Europa Nostra 2011:
El proyecto recibió el Premio Europa Nostra 2011 en el apartado de Conservación. El premio fue otorgado por el Presidente de Europa Nostra, Plácido Domingo.

Exposiciones:
La colección ha sido mostrada en diversos museos europeos y norteamericanos. En Europa: Reales Museos de Arte e Historia de Bruselas, del 12 de enero al 14 de marzo de 2010, Palacio del Infantado- Museo de Guadalajara, del 26 de marzo al 6 de junio de 2010, Museu Nacional de Arte Antiga de Lisboa, del 12 de junio al 3 de octubre de 2010, Museo de Santa Cruz de Toledo, del 7 de octubre de 2010 al 6 de marzo de 2011 y en la sede de la Fundación Carlos de Amberes, del 19 de mayo al 19 de junio de 2011

En Estados Unidos: National Gallery de Washington, del 18 de septiembre de 2011 al 9 enero de 2012, Meadows Museum de Dallas, del 4 de febrero al 13 de mayo de 2012, San Diego Museum of Art, del 9 de junio al 9 de septiembre de 2012 y Peabody-Essex Museum, Salem, del 27 de octubre de 2012 al 31 de diciembre de 2012.

Monografía:
En 2010 la Fundación Carlos de Amberes editó un catálogo con versiones en español, portugués e inglés con textos de Miguel Ángel de Bunes Ibarra, investigador del Instituto de Historia del CSIC, de Dalila Rodrígues, Historiadora del Arte y de Yvan Maes de Witt, sobre la conservación de los tapices.

 
Lugar: Colegiata de Pastrana
Para horarios y tarifas, consultar www.pastrana.org
 
Patrocinan y Colaboran: