Actividades > Memoria

Palabras, símbolos y emblemas

A través de 100 obras del fondo antiguo de la Biblioteca, que ocupan los siglos XVI y XVII, se muestra el fascinante mundo de la literatura emblemática de la Edad Moderna. 15 de septiembre de 2011 a 3 de febrero de 2012

Lugar:
Biblioteca Histórica “Marqués de Valdecilla” Universidad Complutense de Madrid C/ Noviciado, 3 Madrid 28045
Transporte:
Metro: Líneas 2 (Noviciado), 3 y 10 (Plaza España).
Autobuses: Líneas M-2 y 147 (San Bernardo), 1, 2, 44, 46, 74, 75, 133 y 148 (Gran Vía y Plaza España).
Aparcamiento: Plaza de los Mostenses y Plaza de España
Fechas:
15 de septiembre de 2011
3 de febrero de 2012
Horario: De lunes a viernes, de 9.00 a 21 h.
Precio de la entrada: Entrada libre
Organizan:
Fundacion Carlos Amberes
Biblioteca Histórica
Universidad Complutense
Colaboración: Ministerio de Ciencia e Innovación Comunidad de Madrid
Comisarios:
Bernardo José García García ( Universidad Complutense de Madrid y Fundación Carlos de Amberes)
Víctor Infantes (Universidad Complutense de Madrid)
Para más
información:

Teléfono: 91 394 66 12
Fax: 91 394 65 99
Att. Aurora Díez Baños
Imágenes y más información: http://www.ucm.es/BUCM/foa buc_foa@buc.ucm.es

La Biblioteca Histórica de la Universidad Complutense de Madrid organiza y acoge en sus instalaciones la exposición titulada Palabras, Símbolos, Emblemas, comisariada por los Profesores de la Universidad Complutense de Madrid, Bernardo José García García y Víctor Infantes.

A través de 100 obras del fondo antiguo de la Biblioteca, que ocupan los siglos XVI y XVII, se muestra el fascinante mundo de la literatura emblemática de la Edad Moderna, con la obra de Andrea Alciato a la cabeza, junto a una significativa selección de los autores españoles: Horozco y Covarrubias, Núñez de Cepeda, Saavedra Fajardo, Solórzano Pereira, etc., y europeos más representativos: Bourgogne, Dolce, Govio, Ruscelli, Veen, etc. Junto a ellas y en evidente relación temática y cultural, la exposición ofrece también otras secciones con una amplia representación de los libros de iconología, iconografía, polyanteas, fiestas, celebraciones y vidas de santos ilustradas; así como las colecciones de retratos de emperadores, papas, soberanos y personajes ilustres y dos apartados finales de numismática y estudios modernos, éste último con ejemplares cedidos por la Biblioteca de la Facultad de Geografía e Historia de la UCM. Las obras más relevantes y valiosas del panorama europeo de los libros ilustrados, con las obras de Bocci, Goltzius, Liceti, Opmeer, Picinelli, Ripa, Valeriano, etc., se muestran por primera vez en una exposición unitaria y monográfica, que integra los universos gráficos de la imagen y el texto y sus numerosas interrelaciones disciplinares.

Contenido de la exposición

En 1531 se publicó en Augsburg un libro del jurisconsulto italiano Andrea Alciato que cambió sustancialmente la manera de entender y de representar el mundo de la sociedad europea de la Edad Moderna, llevaba por título Emblematum liber.

En este pequeño volumen se recogía una antología de textos poéticos con una ilustración y la ilustración, a su vez, con un lema; entre estos tres elementos se establecía una relación de significado que proponía la interpretación de un mensaje gráfico y literario para el lector. Acababa de nacer el emblema. El éxito de la obra, sus numerosas reediciones y su enorme difusión europea en apenas unos años, animó a otros muchos autores a componer nuevas obras y la emblemática, que interrelacionaba un mote, inscriptio, con una imagen, picturae, y con un poema, suscriptio, se convirtió en un género consolidado que inundó la Europa del Renacimiento. Estos libros de emblemas o empresas, originalmente organizados en centenas, fueron ampliando su extensión y, especialmente, sus contenidos, hasta convertirse en un referente iconográfico y literario que incluyó la política, la religión, la sociedad y, en general, la representación del universo cultural de los siglos XVI y XVII. Ofrecían una herramienta muy eficaz para la formación de las elites sociales, políticas y letradas, y tuvieron un abundante desarrollo en los ejercicios espirituales promovidos por la pedagogía jesuítica, especialmente desde el generalato de Francisco de Borja, o en la publicación de vidas de santos ilustradas.

Esta técnica emblemática se empleaba como pasatiempo, pero también como parte integrante del aparato festivo (honras fúnebres, beatificaciones y canonizaciones, fiestas patronales y marianas, entradas reales, matrimonios principescos o nobiliarios…) junto a divisas, jeroglíficos, pinturas o retratos alegóricos, y cuadros escénicos. Contribuía a potenciar el discurso encomiástico, moralizante y propagandístico formulando una iconografía simbólica muy eficaz para crear una memoria más duradera cuando ésta adoptaba la forma impresa.

Junto a las series iconográficas proporcionadas por la literatura emblemática, se añaden otros repertorios iconológicos de alegorías, símbolos, mitos clásicos, historias bíblicas y espiritualidad cristiana de naturaleza cristológica, mariana o hagiográfica. Versiones ilustradas de las Metamorfosis de Ovidio o la Iconología del padre Ripa tuvieron amplia difusión impresa y múltiples aplicaciones en la cultura gráfica de la Europa moderna. Dentro de este universo visual y conceptual surgieron también laberintos poéticos y caligramas tan espectaculares como los concebidos por el ingenio de Juan Caramuel.

El interés por la historia y la recuperación arqueológica y anticuaria del pasado que fomentó especialmente el Renacimiento contribuyeron a crear series iconográficas de los emperadores romanos y los papas, a las que se fueron añadiendo, a modo de repertorios cronográficos, los retratos de personajes bíblicos, soberanos de los imperios antiguos y las monarquías medievales y modernas, así como los de otros hombres y mujeres ilustres desde la Creación del mundo, con las efigies de Adán y Eva, hasta las propuestas más coetáneas de los siglos XVI y XVII. Sin duda, el coleccionismo y la publicación de compendios numismáticos proporcionaron una fuente constante para la difusión de los retratos y de numerosos símbolos alegóricos o emblemáticos.