Actividades > Tapices

Los exquisitos tapices de Flandes

de Enrique Portocarrero.

Muy pocos de aquellos que visitan los monumentos del patrimonio histórico-artístico español conocen el hecho de que en nuestro país se conservan algunas de las mejores series de tapices renacentistas del mundo, verdaderos tesoros que reflejan con temáticas históricas, religiosas y mitológicas el prestigio social, el poder y la magnificencia de sus propietarios en un periodo fundamental de nuestra historia. Con el objeto de paliar este desconocimiento y fomentar una visión conjunta y asequible de este patrimonio, la Fundación Carlos de Amberes –en colaboración con el consorcio Grupo Enciclo y Patrimonio Nacional– ha puesto en marcha en los últimos diez años y bajo la autoridad científica del catedrático Miguel Angel Zalama la web 'Flandes en Hispania'  (tapices.flandesenhispania.org),  que pretende ofrecer una ruta turística y cultural diferente por Castilla y León, Castilla-La Mancha, Madrid y Aragón, de la mano de los más valiosos tapices de Flandes conservados en nuestro país y que fueron tejidos entre los siglos XIV y XVII.

Las intensas relaciones comerciales y el entronque dinástico entre los Reyes Católicos, los duques de Borgoña y los Habsburgo propiciaron la formación de un coleccionismo que también se prolongará durante el reinado de Felipe II y en el que tendrán un papel muy relevante figuras como Isabel la Católica, Margarita de Austria, Catalina de Austria, Isabel de Portugal, María de Hungría o Juana de Austria. Esta colección real no solo se ha mantenido a lo largo de los años, sino que, además, al incorporarse al Patrimonio Nacional se puede contemplar al visitar el Palacio Real de Madrid, el Monasterio de San Lorenzo del Escorial, el Palacio Real de Aranjuez, la Granja de San Ildefonso o el Monasterio de las Descalzas Reales, este último también en Madrid. El portal de la Fundación Carlos de Amberes detalla las rutas para visitarlos, además de precisar las técnicas de su manufactura y aportar una completa descripción fotográfica e histórica de todas las series de tapices.

También se conservan magníficos ejemplares en catedrales y museos españoles, que forman parte de la ruta turística y cultural que describe y cataloga el portal de la Fundación Carlos de Amberes. Entre ellos los de las catedrales de Palencia, Zamora y Albarracín y la Colegiata de Nuestra Señora de la Asunción de Pastrana (Guadalajara), cuyos tesoros se pueden apreciar en estas imágenes.

Catedral de Palencia

La lucha entre vicios y virtudes

Manufactura: Talleres de Bruselas hacia 1510.
Composición: Seda y lana, 7 hilos por cm.
Dimensiones: 425 X 800 cm.
 
Los tapices que adornan la Sala Capitular de la Catedral de Palencia abordan un tema habitual en el siglo XV, la redención del hombre. El obispo Juan Rodríguez de Fonseca debió de adquirirlos en uno de sus viajes a Flandes como embajador de los Reyes Católicos y llegó a tener ocho, que a su muerte repartió entre sus dos últimas diócesis, Palencia y Burgos. Vicios y virtudes asumen papeles protagonistas. La imagen más interesante es la de 'Los vicios conducen al hombre al pecado'.
 
 
'Los vicios conducen al hombre al pecado'
Describe la lucha entre el demonio, que ataca con una lanza, y el hombre. Como curiosidad, en el vestido del demonio puede leerse 'Tentación', mientras que los personajes que les rodean son alegorías de la culpa, la carne, la lujuria y la naturaleza (también con nombres escritos).
 
 

 

'Cristo asciende al cielo y el hombre se redime ante Dios'
Aquí Dios aparece ataviado como un rey, impartiendo su bendición y rodeado de un coro de ángeles.
 

 

Pastrana (Colegiata de Nuestra Señora de la Asunción)

Una minuciosa crónica bélica

Manufactura: Tournai, probablementetalleres de Passchier Grenier, hacia 1471-1475.
Composición: Lana y seda.
Dimensiones: 1.100 cm x 400 cm
 
La serie de la campaña africana del rey Alfonso V de Portugal es una crónica bélica de su tiempo y un conjunto de tapicería gótica único por su calidad y sus dimensiones, de hasta 11 metros de largo por cuatro de alto. Las tropas del monarca luso conquistaron las plazas de Arcila y Tánger en agosto de 1471. Los conocidos como tapices de Pastrana muestran la toma de la ciudad amurallada de Tánger.
 
'La toma de Tánger'
Detalle en el que se observa la entrada a caballo de los soldados portugueses.
 

 

'El desembarco en Arcila'
Ofrece también una vista panorámica cuya riqueza puede apreciarse en las imágenes de detalle. Lo más probable es que los tapices fueran un encargo del monarca portugués. No está claro cómo llegaron a la casa ducal del Infantado en España
 

 

Catedral de Zamora

El legendario relato de Homero

Manufactura: Talleres de Tournai, hacia 1470
Composición: Lana y seda, 6/7 hilos por cm.
 
El Museo Catedralicio de Zamora expone permanentemente cuatro tapices de grandes dimensiones en lana y seda (en su origen la serie se componía de once paños) que fueron elaborados a partir de modelos del maestro de Coëtivy en Tournai (Bélgica) hacia 1470.

En cada tapiz hay un elevado número de personajes, aunque algunos se identifican por su nombre en francés en la parte superior y en latín, en la inferior.

Destaca 'La destrucción de Troya', que muestra la estrategia del caballo ideado por Ulises, situado en la parte izquierda, para entrar en la ciudad, la muerte de Príamo a manos de Pirro y la captura de Polixena, Hécuba y Casandra por Ayax, que se dispone a decapitarlas. Se puede apreciar el delicado y prolijo trabajo en la vista general y en el detalle.

'La destrucción de Troya'
También en 'La tienda de Aquiles', que narra la entrevista entre Héctor y Aquiles en el campamento de los aqueos, es posible fijarse en los rostros de los protagonistas, que aparecen identificados por sus nombres y debaten sobre la contienda en un lateral de la imagen.
 

 

'La tienda de Aquiles'

Catedral de Albarracín

Gedeón, guerrero y juez de Israel

Manufactura: Frans Geubels, Bruselas, tercer cuarto del siglo XVI.
Composición: Seda y lana.
 
Esta serie, compuesta por seis paños, narra la historia de Gedeón, guerrero y juez de Israel, a quien Dios ordenó que tendiese en el suelo un vellocino que, milagrosamente, se empapó de rocío mientras la tierra a su alrededor permanecía seca. De esta forma se cristianizaba la narración mitológica de Jasón, el héroe que llegó hasta los confines del mundo y regresó con el vellocino de oro.

Los tapices son figuras monumentales, con abundante naturaleza y escenas en segundo plano. Destaca una cenefa de considerable anchura con motivos arquitectónicos, geométricos y vegetales que incluye animales y medallones con alegorías de Cristo. Como el pelícano, que según se creía alimentaban a sus polluelos con su propia sangre y que puede apreciarse en 'La victoria' .

'La victoria'
En 'Los elegidos' se ve a Gedeón a caballo conduciendo su ejército hasta un río para separar «los que lamen el agua con la lengua, como los perros, de los que doblan la rodilla para beber».
 

'Los elegidos'