Agenda 2017 > Memoria

Curso de Verano ¿Qué pasa con África? Descolonizar, intervenir, cooperar. África en el Sistema Internacional

El objetivo del presente curso de verano reside en ofrecer una visión global de la situación del continente africano a comienzos del siglo XXI así como de sus claves interpretativas y de los retos a los cuales se ve enfrentado. Del 18 al 22 de julio de 2005

Dirige: Pedro Martínez Lillo, Profesor titular de Historia Contemporánea y Vicerrector de Extensión Universitaria y Cooperación de la Universidad Autónoma de Madrid.

Inauguran: Stephen Wright, Embajador del Reino Unido en España, Claude Rijmenans, Embajador de Bélgica en España, Claude Blanchemaison, Embajador de Francia en España y Pedro Martínez Lillo, Director del Curso.

Participan: Ferrán Iniesta Vernet (Profesor titular, Departamento de Antropología Cultural, Historia de América y África, Universidad de Barcelona), Javier Dónezar y Díez Ulzurrun (Catedrático de Historia Contemporánea, Universidad Autónoma de Madrid), Plácido Micó Abogo, Secretario General de convergencia para la Democracia Social, partido de la oposición de Guinea Ecuatorial y Katrien Pype (Profesora asistente, Centro de Investigación sobre África, Universidad Católica de Lovaina), Alicia Campos (Investigadora contratada y miembro del Grupo de Estudios Africanos, Departamento de Ciencia Política y Relaciones Internacionales, Universidad Autónoma de Madrid), Ludo de Witte (Sociólogo e investigador independiente), Alain Destexhe (Senador. Miembro del Consejo de Parlamentarian for Global Action. Ex Presidente de Internacional Crisis Group), Guillermo Pérez Sánchez (Profesor titular de Historia Contemporánea, Universidad de Valladolid) y Jean-Claude Willame (Profesor Emérito en Ciencias Políticas de la Universidad Católica de Lovaina. Presidente de la Task Force ACP del Grupo Coimbra), Pedro Martínez Lillo (Profesor titular de Historia Contemporánea y Vicerrector de Extensión Universitaria y Cooperación, Universidad Autónoma de Madrid), Itziar Ruiz-Giménez Arrieta (Profesora de Relaciones Internacionales, Grupo de Estudios Africanos, Universidad Autónoma de Madrid), Astrid Espaliat Larson (Instituto de Estudios Internacionales, Universidad de Chile) y Luis Peral, (Investigador del Área de Gobernanza Global de FRIDE), Francisco J. Peñas Esteban (Profesor titular de Relaciones Internacionales, Universidad Autónoma de Madrid), Antonio Santamaría Pulido (Profesor honorario de Economía Africana, Grupo de Estudios Africanos, Universidad Autónoma de Madrid), Paul Isbell (Investigador Principal de Economía Internacional, Real Instituto Elcano) y Mbuyi Kabunda (Profesor de Relaciones Internacionales y Política Africana, Centro de Estudios de África, Universidad de Basilea; Grupo de Estudios Africanos, Universidad Autónoma de Madrid).

Lugar: San Lorenzo del Escorial, Madrid.
Fecha: Del 18 al 22 de julio
Organizan: Fundación Carlos de Amberes y Universidad Complutense de Madrid
Patrocinan: Agencia Española de Cooperación Internacional del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación y Caja Madrid.

El objetivo del presente curso de verano reside en ofrecer, desde una perspectiva interdisciplinar y bajo la explicación de reputados especialistas, una visión global de la situación del continente africano a comienzos del siglo XXI así como de sus claves interpretativas y de los retos a los cuales se ve enfrentado. Dirige el curso Pedro Martínez Lillo, Profesor titular de Historia Contemporánea y Vicerrector de Extensión Universitaria y Cooperación de la Universidad Autónoma de Madrid, y es su secretaria Alicia Campos Serrano, Investigadora contratada del Departamento de Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la Universidad Autónoma de Madrid.

A diferencia de otros espacios geopolíticos –Unión Europea, América Latina o Próximo Oriente- más conocidos y trabajados, la realidad africana sigue apareciendo –en términos generales- más lejana y distante, a pesar de los importantes factores de transformación, cambio y proyección que sus sociedades generan en un mundo globalizado.

La inserción de África –especialmente, su marco subsahariano- en el sistema internacional contemporáneo se ha desarrollado a través de tres procesos –complejos pero íntimamente relacionados- que determinan, igualmente, su tiempo presente y la historia de sus generaciones vivas. Tres procesos que han acentuado la externalidad del continente y su dimensión como tierra de frontera con Europa y con el mundo occidental y desarrollado. En primer término, la descolonización que desde los años 60 del siglo XX pone fin a la dominación colonial europea del último tercio del XIX, y sin cuya compresión resulta imposible entender la posición que ocupa África en el mundo de nuestros días. El final de esa dependencia fue acompañada con la implantación de un proyecto modernizador y estatalista como pivote básico capaz de promover su desarrollo. Una fórmula truncada tras el fracaso del Estado africano.

La descolonización –en otras de sus derivadas- ha generado un debate sobre la responsabilidad de las metrópolis sobre su forma de proceder y la deuda histórica contraída con aquellas sociedades, en un tema de indudable influencia política nacional e internacional. Paradigmático resulta, así, el caso de Bélgica en el Congo. Paralelamente, se fue imponiendo, además, una fuerte tutela –tanto política como económica- de las potencias occidentales –ejecutada a través de diferentes formas de intervención-, siendo especialmente visible a lo largo de la década de los 90, con el final de la Guerra Fría. La coincidencia de ambos procesos –crisis del Estado poscolonial y derrumbe de la bipolaridad- se desarrolló en un contexto de conflictos bélicos sangrientos –aderezado por factores étnicos, de subdesarrollo y actuación de élites políticas- que favoreció el auge del intervencionismo militar humanitario en un desembarco internacional casi sin precedentes, y cuya revisión debe ser uno de los principales factores a considerar.

Finalmente, el último tiempo nos muestra, no obstante, los esfuerzos de democratización de sus sistemas políticos, el incremento de una relación interafricana –en el marco de un diálogo sur/sur que impulsa su peso en el sistema internacional-, su participación en el sistema capitalista de la economía mundial y la variable de la cooperación internacional aun cuando –paradójicamente-, los niveles de ayuda al desarrollo sufren una evolución decreciente en términos relativos. Combinación de factores y realidades que sin negar los hechos más obvios (hambrunas, catástrofes humanitarias, pobreza, discriminación, violación de derechos……), hace necesario pensar en este espacio y su nuevo encaje.