Agenda 2017 > Memoria

Del acero. Fotografías de Roland Junck

El conjunto de 50 fotografías de esta primera gran exposición de Roland Junck en nuestro país constituye una serie compacta que parte de la imagen del acero como tema fundamental. El color, la textura y la búsqueda de significados - posibles hilos conductores - nos alejan de la tradicional expresión del acero, frío y gris. Del 28 de junio al 28 de julio de 2002

El conjunto de 50 fotografías de esta primera gran exposición de Roland Junck en nuestro país constituye una serie compacta que parte de la imagen del acero como tema fundamental. El color, la textura y la búsqueda de significados - posibles hilos conductores - nos alejan de la tradicional expresión del acero, frío y gris. Junck "reinventa" la combinación de hierro puro y carbono buscando en los detalles de la materia algo que provoque un impacto en la conciencia del espectador, normalmente cegado por la costumbre.

DEL ACERO. FOTOGRAFÍAS DE ROLAND JUNCK presenta una estética que abre un gran abanico de interpretaciones: partiendo de las dos vertientes en que podría dividirse la muestra - una conceptual y otra abstracta - encontramos elementos que denotan significados (tornillos, cerrojos, verjas o alambres) y elementos que los connotan (sangre, lágrimas, brumas, islas o pirámides).

La relación de Roland Junck con el acero va mucho más allá del interés del artista por los temas de sus creaciones. Nacido en Esch-sur-Alzette (Luxemburgo) en 1955, Junck entra como ingeniero en 1980 en el grupo siderúrgico Arbed. En 1993 es nombrado Consejero Delegado de TrefilArbed. En 1997, Consejero y Director General de Aceralia. Tres años después pasa a ser Director General de Arbed y, en 2001, Director General de Arcelor, primera productora mundial de acero integrada por Arbed (Luxemburgo), Usinor (Francia) y Aceralia (España). Además, es Vicepresidente de Arbed y miembro del Consejo de Administración de Aceralia.

Junck ha desarrollado su vocación fotográfica en los países a los que le han conducido destinos sucesivos y viajes profesionales durante una veintena de años. Su obra entronca con la tradición fotográfica que nace con las vanguardias del pasado siglo, manteniendo también una importante afinidad con la pintura contemporánea, desde el expresionismo abstracto y el arte programado, hasta la pintura analítica o el hiperrealismo.