Agenda 2017 > Memoria

El Sur es nuestro Norte

En la Fundación Carlos de Amberes 19 de septiembre a 9 de noviembre de 2008

Lugar:
Fundación Carlos de Amberes
C/ Claudio Coello, 99. 28006 Madrid
Fernando Botero
Fechas: 19 de septiembre a 9 de noviembre
(Fue prorrogada hasta el 27 de noviembre)
Horarios:
De martes a viernes de 10,00 a 20,30 h.
Sábados de 11,00 h. a 14,00 h. y de 17,30 h. a 20.30 h.
Domingos y festivos de 11,00 h. a 14,30 h
Visitas guiadas: Martes a las 11:00h. y a las 13:00h y Todos los jueves a las 17:30h. y a las 19:00h.
Organiza: Fundación Carlos de Amberes y Ayuntamiento de Madrid
Comisario: Juan Manuel Bonet
Colabora: MuVIM (Museo Valenciano de la Ilustración y la Modernidad) ; CAM (Caja Mediterraneo)

La Fundación Carlos de Amberes y el Ayuntamiento de Madrid presentan este otoño dos exposiciones sobre arte iberoamericano del siglo XX que llevarán el título conjunto de El Sur es nuestro Norte, haciendo referencia a un famoso dibujo de Torres García, con el que iniciaba la reivindicación de un lenguaje propio para Latinoamérica.
El Museo de Arte Contemporáneo (Centro Cultural del Conde Duque, calle Conde Duque 9 y 11 28015 MADRID) presentará Joaquín Torres-García. Una vida en papel

Botero, Wilfredo Lam, Joaquín Torres García, Francisco Matto…
Este otoño la Fundación acogerá una excepcional colección privada de arte latinoamericano.

Se podrán admirar alrededor de 100 obras, entre dibujos, pinturas y esculturas desde 1910 hasta 2004 de la Colección de Bernard Chappard. Este amante del arte de origen parisino decidió, después de la muerte de su hija Daniela a causa del SIDA, crear una fundación, la Fundación Daniela Chappard, de lucha y prevención de esta enfermedad y reagrupar las obras que poseía, más de 500 piezas excepcionales tanto por el nivel de las piezas como por la variedad y peso de alguno de los nombres representados, bajo su denominación.

En esta exposición el visitante descubrirá distintas visiones de la creación visual de América Latina que desembocaron en la elaboración de sus propios lenguajes, llegando a desarrollar precisamente en la abstracción constructiva una de las líneas más fuertes y reconocidas del continente

Dividida en cinco secciones, la muestra realiza un repaso desde los orígenes hasta la época actual del panorama artístico iberoamericano, sin olvidar algunos ejemplos de autores no latinos que coinciden en varios aspectos con las obras expuestas.

Las 5 secciones de la exposición:

Contexto internacional. Obras de artistas europeos que confirman los vínculos permanentes entre el nuevo y el viejo continente. Destacan, entre otros, Le Corbusier, Victor Vasarely o Serge Poliakoff.

Raíces. Los orígenes de la vanguardia latinoamericana, con la presencia de artistas que visitaron Europa y formaron parte de los grupos creadores principales del arte del siglo XX: Roberto Matta, considerado el último de los surrealistas, Wilfredo Lam, denominado el Picasso de las Antillas, y también artistas fundamentales de sus países de origen como Armando Reverón, el pintor contemporáneo más importante de Venezuela.

Joaquín Torres-García. El artista uruguayo merece una sección aparte dentro de esta exposición por la aportación esencial que realizó a través de su Escuela del Sur. Con ella se expresaba el deseo de acabar con el periodo colonial del arte latinoamericano y comenzar una nueva era artística independiente de Europa. Numerosos jóvenes se reunieron a su alrededor estableciendo el taller Torres García, una especie de laboratorio para la experimentación en ideas, materiales y técnicas nuevas, donde se creó un verdadero modelo de comunidad artística integrada.
El propio Torres-García trascendió las fronteras de su país (vivió muchos años en España) y hoy en día es uno de los artistas latinoamericanos más reconocidos y cotizados.

La Escuela del Sur y los años cincuenta. Tanto los artistas procedentes del taller Torres-García (la denominada Escuela del Sur) como los miembros de diversas corrientes artísticas muy representativas de otros países, como los Cinéticos de Venezuela, sin olvidar a autores que no pueden encuadrarse en ninguna escuela (Fernando Botero, con una obra temprana) o Gego, tienen un hueco en este apartado, dedicado a una de las décadas más ricas del siglo pasado para el arte de Sudamérica.

Nuevos caminos. La exposición concluye con un repaso a los artistas que, como dice el título, están abriendo nuevos caminos para el arte latinoamericano, imprimiendo una personalidad propia alejada definitivamente de las normas impuestas fuera de sus fronteras.