Agenda 2017 > Memoria

Los Uffizi. El pintor luxemburgués Ronald Schauls interpreta los autorretratos de 504 artistas

Del 22 de febrero al 19 de marzo de 2000

La Fundación Carlos de Amberes en colaboración con la Embajada del Gran Ducado de Luxemburgo en Madrid exponen, a partir del 23 de febrero y hasta el 19 de marzo, 504 retratos de artistas nacidos entre 1300 y 1850. Los lienzos son obra del pintor luxemburgués Roland Schauls, quien se inspiró en la colección de autorretratos de la Galería Ufizzi de Florencia para hacer una interpretación personal de cómo se vieron a sí mismos genios de la pintura universal y otros muchos artistas que, si bien hoy han caído en el olvido, gozaban en su día de un reconocido prestigio.

Concebidos para colgar juntos como si de un gigantesco cartel se tratara (4,5m x 22,4m), los 504 lienzos presentan una técnica y tamaño uniformes, a modo de retratos de pasaporte, entre los cuales el aficionado podrá reconocer los rostros de Rembrandt, Velázquez, Rubens, Rafael, Veronés, Holbein, Ingres, Israels, Reynolds, Fortuny, Sargent, Delacroix, Jordaens, Tintoretto, Giorgone, Van Dyck, Cranach, Bernini…

La obra, titulada "504 retratos de artistas", está patrocinada por el Ministerios de Asuntos Culturales de Luxemburgo y se exhibe en La Fundación fragmentada en 42 paneles de doce lienzos cada uno. Todos los retratos están realizados en acrílico y carboncillo y miden 50cm x 40cm.

Nacido en Luxemburgo en 1953 y afincado en Alemania desde que en 1982 terminara su formación en la Academia de Bellas Artes de Stuttgart, comenzó Schauls a interesarse por la modalidad del retrato al comienzo de su carrera, cuando la falta de modelos de carne y hueso le obligó a recurrir a reproducciones de la obra de los maestros. De visita a la Galería Ufizzi, el célebre museo florentino fundado en el siglo XVI por los Medici, se quedó deslumbrado por la extensa colección de autorretratos: 1040 en total, buena parte de los cuales están expuestos al público en el corredor de Vasari, que comunica las antiguas oficinas de la magistratura con el Palazzo Piti. "Ahí estaban resumidos 500 años de historia de la pintura. No había nada más que decir", sentencia el pintor, quien describe "504 retratos de artistas" como "una retrospectiva del autorretrato".

Con esta obra, Schauls también ha querido rendir homenaje a los artistas olvidados de los Ufizzi, a los que quisiera rehabilitar. "Todos eran famosos en su día, pero muchos son hoy unos desconocidos para nosotros… Es trágico", dice al puntualizar que también Vermeer y Velázquez sufrieron un periodo de oscuridad tras alcanzar la fama, para ser "redescubiertos" siglos más tarde. El pesar de esa tragedia -la del artista olvidado- trasluce en la mirada melancólica de los retratos de Schauls. Porque, si bien la composición pictórica se corresponde con el original y eso permite al aficionado reconocer a los maestros, Schauls ha rehuido de la copia exacta y ofrece en su lugar una visión moderna y personal. En ese menester se ha dejado algo de sí en cada lienzo. "Puede considerarse como un retrato definitivo", dice al sopesar la obra en su conjunto. Y se pregunta: "Son también 504 facetas de mí mismo… ¿Podría ser acaso la síntesis de mi autorretrato?"

Los 504 retratos fueron pintados por Schauls entre 1995 y 1998 y han sido expuestos con anterioridad a Madrid en el Palacio de Mitra (Lisboa) y en la Galería Clairefontaine (Luxemburgo).