Agenda 2017 > Memoria

Luxemburgo. Una propuesta fotográfica. Restauración, puesta en escena y seducción

Las colecciones históricas y contemporáneas del Centro Nacional Audiovisual de Luxemburgo Del 4 al 27 de abril de 2003

Esta exposición que se celebra en la Fundación Carlos de Amberes, en Madrid, es a la vez balance de un trabajo que se inició hace mucho tiempo y presentación de unas estrategias para la valorización de las diversas colecciones de fotografías luxemburguesas e internacionales que se guardan en el Centro de Información Audiovisual.

El primer gran desafío al que tuvo que enfrentarse el CNA en la época de su creación fue la restauración y nueva exposición de la última de las versiones itinerantes de la célebre colección The Family of Man, realizada por Steichen en 1955 para el Museo de Arte Moderno de Nueva York. Aquel proyecto sirvió para dinamizar, lógicamente, un mayor reconocimiento del arte de la fotografía en Luxemburgo.

Una de las primeras colecciones históricas luxemburguesas que despertaron el interés del CNA fue la de las placas en negativo que realizó el maestro Nicolas Probst en Vianden. Esta localidad del noreste del Gran Ducado es famosa entre otras cosas por su château medieval. Al contemplar con atención esas escenas burlescas y folclóricas adivinamos el enorme placer con que los habitantes del lugar posaban ante la cámara del fotógrafo. A veces tenemos la sensación de que no era menor el entusiasmo que sentía el autor de las fotografías cuando, colocando a sus personajes ante fondos improvisados y telones pintados, montaba escenas de la vida regional a las que añadía mediante algunos detalles un toque de ironía.

En la selección que se presenta en la Fundación Carlos de Amberes no sólo se pone de relieve el valor fotográfico de tales documentos, sino que además se ilustra de una manera original una página de la historia local de Luxemburgo a comienzos del siglo pasado.

Otro estilo distinto es el que representa Norbert Ketter: grandiosas perspectivas, cielos sin fin sobre un país de limitada extensión, paisajes tristes que según su autor recuerdan a la música de Sibelius, es la primera vez que se exponen en Madrid. Adquirida por el CNA en 2000 y pendiente de restauración, esta colección, integrada por más de 700 copias originales, se expondrá en la galería de fotografía del nuevo edificio del CNA actualmente en construcción.

También en este caso se han seleccionado sobre todo las obras que más tienen de puesta en escena y que revelan un aspecto importante de la obra de Ketter.

Fue una verdadera sorpresa descubrir unas fotografías de autor anónimo sobre el pintor luxemburgués Henri Hubsch. Suponemos que las expresiones de mímica eran parte de la preparación del rodaje de una película muda hacia 1920. La rareza de este tipo de imágenes y su guiño al cine de la época justifican su conservación por el CNA. Los aspectos concretos de la restauración de las placas originales se describen en el texto de Sandra Petrillo.

La presentación de 13 obras de la colección The Bitter Years se inscribe en el proceso de reflexión que están llevando a cabo simultáneamente el CNA y el Servicio de Lugares Históricos y Monumentos Nacionales para garantizar la integridad de las 217 fotografías donadas por el MOMA a Luxemburgo en 1967.

La colección se basa en el célebre proyecto que dirigió Roy Stryker para la Farm Security Administration en los años treinta. Seleccionadas por Edward Steichen en 1961 de entre las 270.000 obras que se realizaron, las imágenes presentadas en el MOMA no consiguieron sin embargo ni el éxito popular ni la dimensión mítica que obtuviera The Family of Man seis años antes.

El intento de recordar en 1961, treinta años después de los hechos, el período negro que vivieron los campesinos de Estados Unidos durante la gran crisis de la agricultura de ese país fracasó por no ser un tema de actualidad ni del gusto del gran público neoyorquino. La fotografía iba entonces por otros caminos. Hay que esperar así a finales de la década de 1980 para que crezca en Luxemburgo el interés por esta colección, convertida ya en patrimonio. El CNA le encargó a Silvia Berselli la rehabilitación de los paneles. Continuaría después con el proyecto Sandra Petrillo, que escribe en este catálogo sobre las particularidades de su trabajo.

Era obvio que para exponer de manera permanente The Bitter Years había que buscar un sitio muy frecuentado por el público. La idea del Director del Servicio de Lugares Históricos y Monumentos Nacionales de instalar las fotografías en el Château d'Eau, antes perteneciente a la fábrica siderúrgica de Dudelange y muy próximo a la nueva sede del CNA, es una perspectiva más que satisfactoria: interesar al visitante en la historia de la fotografía empezando por el lugar mismo, actualmente en restauración, ofreciéndole el placer de subir en un ascensor panorámico tras haber descubierto las piezas de la planta baja. Es una ocasión única para hacer de este antiguo espacio industrial y de la condición obrera que sigue estando vinculada a él un "proyecto-faro" en el doble sentido de la expresión.

Toda recuperación de una colección de fotografías incluye un elemento de comunicación. Este aspecto ha adquirido una nueva dimensión a consecuencia del gran desarrollo de la tecnología digital. Actualmente, mientras se termina el nuevo edificio del CNA, el departamento de fotografía está digitalizando las 250.000 imágenes que posee el Centro. Esta ingente labor prepara el futuro en el sentido de que diversos puntos de consulta y de investigación, junto con la página www.cna.lu, permitirán desarrollar nuevos proyectos de exposiciones y publicaciones. Con sus datos artísticos, culturales, sociológicos e históricos, el medio 'fotografía' figurará, cuando se inaugure el nuevo espacio, en el centro mismo de una auténtica política de producción de proyectos, uno de cuyos objetivos será la difusión en el extranjero. Las bases indispensables para todo ello se ponen ahora con la informatización de los fondos.

La última sala transmite esta misma idea: las tecnologías de punta ayudan a las estrategias de valorización a articularse mejor a partir de los elementos primarios de los que básicamente se componen los archivos: negativos, placas en negativo, placas de contacto, copias de prueba o de trabajo, obras originales o información documental. Por otra parte, las colecciones se enriquecen continuamente tanto mediante adquisiciones de obras contemporáneas como mediante trabajos encargados expresamente.

Las últimas adquisiciones realizadas por el CNA, el expositor luminoso de la entrada que muestra el trabajo de Roger Wagner para la Coque (Centre National Sportif et Culturel), y las obras de Véronique Kolber, recientemente publicadas en nuestra serie 'Découvertes Jeunes Talents', son ejemplos de nuestra voluntad de apoyar sistemáticamente a los autores luxemburgueses o residentes en nuestro país.

Por último, el trabajo de Romain Girtgen, que se dedica a documentar por cuenta del CNA y del Gobierno el importante renacimiento económico de las antiguas zonas industriales de Esch/Belval, así como el de Ed. Luciani, que muestra la voladura hace diez años de una antigua chimenea de la siderurgia de Dudelange, ponen de manifiesto los importantes cambios que se han producido en el sur de Luxemburgo. Y al mismo tiempo dan testimonio de la diversidad de la creación fotográfica de nuestros días.

En ese sentido, espero que la presente exposición, especialmente preparada para la Fundación Carlos de Amberes de Madrid, pueda transmitir una visión interesante no sólo de nuestro trabajo sino también de la actualidad cultural y artística de Luxemburgo.

Jean Back
Director del Centro Nacional de Información Audiovisual