Agenda 2017 > Memoria

Música ligera. La gráfica de los discos pop en España (1954-1970)

Por primera vez en España, quince años de diseños de portadas de discos pequeños, que configuran, desde la aparición de Bill Haley a mediados de los años cincuenta hasta la separación de los Beatles en 1970, la historia gráfica de la música pop española y, por extensión, la de la música pop europea. Del 28 de Octubre al 27 de Noviembre de 2005

Organizan: Fundación Carlos de Amberes, Museo Valenciano de la Ilustración y la Modernidad (MUVIM) y Área de Cultura de la Diputación de Valencia.
Colaboran: Cadena Ser, Radio Círculo y Círculo de Bellas Artes.
Comisario: Lluis Fernández.

La exposición Música ligera. La gráfica de los discos pop en España 1954-1970 reúne, por primera vez en España, quince años de diseños de portadas de discos pequeños, que configuran, desde la aparición de Bill Haley a mediados de los años cincuenta hasta la separación de los Beatles en 1970, la historia gráfica de la música pop española y, por extensión, la de la música pop europea.

Se expondrán más de 600 portadas de discos, diseñadas por portadistas españoles y extranjeros, desde el alemán Josef Albers (perteneciente a la célebre Bauhaus) al español Equipo Crónica, pasando por los clásicos franceses o los italianos. Entre brillantes colores y propuestas vanguardistas se reconocen los nombres de Concha Velasco, los Beatles, Adriano Celentano, Johnny Halliday, Sylvie Vartain, Tito Puente, Celia Cruz o Joan Manuel Serrat, entre muchos otros, en discos editados por sellos como Philips, Emi-Odeon, Discophon, Rca, Columbia o Hispavox.

Junto a los discos se muestran come-discos, tocadiscos, revistas de música, postales, etc, de los años cincuenta y sesenta. Además, la exposición incluye la proyección de un vídeo con actuaciones musicales de la época.

Se trata, en fin, de una muestra dividida entre la nostalgia y el diseño, que sin duda evocará recuerdos y emociones en los previsiblemente numerosos visitantes.

La exposición, cuyo comisario es Lluís Fernández, ex director de la Mostra de Cine de Valencia, experto en la materia y propietario de los objetos expuestos, estuvo abierta al público desde el 1 de julio hasta el 15 de septiembre de 2005 en el Museo Valenciano de la Ilustración y la Modernidad.

Los inicios del microsurco: el diseño de las portadas genéricas y seriadas. Con la aparición del nuevo disco microsurco, las portadas se diseñaron e imprimieron con una calidad inusual en las viejas fundas de discos de pasta. Aumentó la calidad de las impresiones y el color, alternándose los retratos dibujados o fotográficos para el lanzamiento de los nuevos ídolos musicales: “Crooners”, directores de grandes orquestas, trompetistas y acordeonistas. Las mejores portadas seriadas de los primeros años del vinilo, de 1954 a 1959, llevan las firmas de Tran Picart le Doux, Le Ronloi, Fulvio Bianconi, J. Espinosa y S. Cañizares.
El estilo de las casas discográficas:

la era de los “crooners” y la chanson francesa.

A lo largo de los años cincuenta, las discográficas marcaron las diferencias estilísticas mediante su particular estilo de diseñar las portadas de los discos de 45 rpm. Capitol utilizaba los virados en sus retratos fotográficos y dibujos de los más afamados “crooners”: Frank Sinatra, Dean Martin y Nat “King” Cole.

La alemana Polydor, como las norteamericanas Coral y Brunswick, etiquetaba con una franja superior color naranja sus portadas de una marcada estética kitsch.

La voz de su amo, Regal y Pathé utilizaron múltiples propuestas seriadas para promocionar sus mejores artistas franceses: Frank Pourcel, Edith Piaf y Gilbert Becaud.

RCA se distinguió por la intensidad cromática de las fotografías y la utilización de los estilos vanguardistas. Y la holandesa Philips creó una estética propia con diseños de una deslumbrante modernidad y grandes dibujantes como Bort.

El diseño y la influencia vanguardista

Convenientemente adaptados, los estilos vanguardistas aparecen ocasionalmente en las portadas de los discos: El surrealismo daliniano y los brochazos pictóricos del impresio-nismo abstracto en la RCA; diseños geométricos típicos de la abstracción formal de Josef Albers para la casa Command, editados en España por Hispavox; ocasionales colaboraciones del escultor Andreu Alfaro. Tápies, Miró y el Equipo Crónica para algunas portadas de Raimon; y, ya en los años 60, la concepción completa del diseño de Edigsa, editora de la “Nova cançó”, por Jordi Fornas, colaborador de Sandro Bocola en la firma “Pentágono”, con las fotografías en blanco y negro de Oriol Maspons, al modo de las realizadas para Biblioteca Breve.

 

Los ritmos de baile, las grandes orquestas de música ligera y el influjo tropical

La popularidad de la música caribeña ya venía de los años treinta. La rumba había triunfado en Hollywood, en los salones de baile y entre los músicos de jazz. Con el mambo y el cha cha cha vuelve al primer plano la música tropical de origen cubano y puertorriqueño. Junto a la pujanza de los boleros y la canción mexicana, el ritmo del calipso de Trinidad y la samba brasileña se convierte en los favoritos de las grandes orquestas de todo el mundo, cuyo modelo fue Xavier Cugat.

El diseño de las portadas de “música caliente” destaca por sus colores tórridos, la sensualidad de las rumberas y la proliferación de dibujos de bongos, marimbas y maracas.


Música para enamorados:

Boleros y melodías “charming and tender”.

Los “chill out” y la vuelta de la música orquestal como “lounge music” ha puesto de moda lo que en los años 40 y 50 se denominaba “música para enamorados”. Las portadas de estos discos orquestales, con una pareja mirándose con arrobo, se han convertido en clásicos del diseño kistsch y sus melodías, tan “dulces como encantadoras”, en epítomes de la mejor música de ascensor para un cóctel posmoderno. La casa RCA fue el cultor máximo de estos diseños para melómanos enamorados y Belter editó una colección de álbumes antológicos.


El guateque. Discos lentos y movidos: los ritmos modernos, rocanrol, twist y madison.

Con el tocata eléctrico de maleta vuelven los guateques, término cubano que significa reunión. Los jóvenes llevaban sus álbumes de discos y bailaban en el rocanrol, el twist, la yenka y el madison. Bebían refrescos y bailaban bailes “agarrados”. Los ídolos populares eran Elvis Presley, Paul Anka y Brenda Lee. Los europeos Johnny Hallyday, Sylvie Vartan, Mina y Adriano Celentano. Triunfaban argentinos, mexicanos y españoles como Los 5 latinos, los Teen Tops y los Pekenikes. En las portadas de los discos, retratos de los ídolos juveniles en brillantes colores, con poses roqueras o de juvenil despreocupación, al modo de la revista francesa “Salut les copains”. Los dibujantes S. Cañizares, J. Cobo y el genial José Bort impusieron un nuevo estilo de portadas pop orientadas a los más jóvenes.

La canción melódica: los festivales de la canción.

La modernidad musical en Italia vino de la mano del Festival de San Remo. A imitación del famosos festival, en España se implantaron el Festival de Benidorm y el de la Canción del Mediterráneo, así como el de Eurovisión, exponentes de la moderna canción melódica europea. Las chicas yeyés, los cantantes solistas, los dúos, combos y conjuntos roqueros participaron en la renovación de la música española. Desde finales de los años 50 a finales de los años 60, las portadas de los discos reflejaron los sorprendentes cambios operados en una sociedad española en continua ebullición.


Diseño grafico, ilustraciones y tipografías.

Algunos ilustradores y dibujantes de finales de los años 50 diseñaron numerosas portadas con dibujos claramente humorísticos, en la línea publicitaria internacional del cartelismo suizo y francés, así como portadas tipográficas de una sencillez y colorido netamente pop. Algunas veces utilizaban recursos tipográficos y geométricos para representar el ritmo de los nuevos bailes de moda o los grupos musicales. Colorido, humorismo y sencillez fueron los elementos esenciales de pop español de los años 60.

La beat generation: la invasión británica, el flower power y la psicodelia.

Desde su aparición a comienzos de los años 60, los Beatles marcaron un antes y un después en la música popular. Junto a Bob Dylan y los Rolling Stones, fueron los renovadores de una forma nueva de entender el fenómeno juvenil. El cambio comenzó por la estética de las portadas. La renovación del diseño desde la tipografía a la utilización de fotografías en blanco y negro, por influjo del “Free cinema”. La libertad vistiendo, peinándose o posando ante las cámaras.

En 1967, el LP “Sargent Pepper´s” revolucionó el mercado discográfico mediante una concepción global del diseño de la portada del disco, realizada por el pintor pop Peter Blake. El Pop Art, el Op Art y la Psicodelia llenaron de colores los discos de la era de las drogas y el enrolle musical. El éxito de los discos de los Beatles y los Rolling Stones cambiaron el rígido esquema estético de las casas discográficas y eliminaron del mercado el disco de cuatro canciones, sustituido por el LP hasta su desaparición a finales de 1980.