Agenda 2017 > Memoria

Man Ray, Luces y sueños

Colleción Goldberg / D’Afflitto, Nueva York Capilla de la Fundación Carlos de Amberes. Del 12 de enero al 25 de febrero de 2007

Lugar: Capilla de la Fundación Carlos de Amberes
Fechas: Del 12 de enero al 25 de febrero de 2007
Horarios:
De martes a viernes: de 10.00 a 20.30 horas.
Sábados: de 11.00 a 14.00 y de 17.30 a 20.30 horas.
Domingos y festivos: de 11.00 a 14.30 horas.
Organizan: Fundación Carlos de Amberes
Produce: Caixa de Girona
Tarifa:
General: 3 €
Amigos de la Fundación, estudiantes y mayores de 65 años: 1€
Con visita guiada:
6€ (todos los jueves a las 17:30h y a las 19:00h)
Martes no festivos entrada gratuita, con visita guiada a las 11.00h y a las 13.00h

La Fundación Carlos de Amberes acoge 85 piezas de Man Ray, entre vintages y objetos, provenientes de la excepcional Colección Goldberg/D’Afflitto, de Nueva York, y la proyección de las películas del fotógrafo más influyente de la primera mitad del siglo XX.

Entre las fotografías que ahora acoge la Fundación Carlos de Amberes están los retratos de muchas de las figuras fundamentales de la cultura del siglo pasado: Erik Satie, Paul Éluard, André Derain, Tristan Tzara, Juan Gris, Marcel Duchamp y Pablo Picasso.

Comisariada por la especialista Pilar Parcerisas, la exposición ofrecerá por primera vez en Madrid la oportunidad de ver tiradas originales de las obras del artista y de volver a descubrir el espíritu y las inquietudes de un periodo que ha revolucionado el arte...

Se podrá descubrir cómo Man Ray cambió el significado de la fotografía a través de rayogramas, imágenes realizadas sin cámara por el procedimiento de colocar objetos directamente sobre papel sensible y exponerlos a la luz, o de la inspiración que le aportó su desmedido interés por el juego de ajedrez y el arte primitivo, compartidos por Marcel Duchamp y los surrealistas y dadaístas, así como su atracción por los dispositivos ópticos en los fotogramas que sobrevivieron a un fallido filme estereoscópico realizado en colaboración con Marcel Duchamp.

Cabe destacar también el protagonismo de la mujer, obvio tanto en los ejemplos de desnudo al que otorgó un nuevo papel muy atrevido para esa época, tal como se puede constatar en las fotografías de su compañera en los años 30, Ady Fidelin, como en las fotógrafías de moda, en las que se permite jugar con las luces y las sombras de tal forma que consigue tratar a la ropa y a la modelo como verdaderos objetos de arte.