Agenda 2017 > Memoria

Tapices de Portalegre

7 de noviembre – 3 de diciembre de 2006

Lugar: Capilla de la Fundación Carlos de Amberes
Fechas: 7 de noviembre al 3 de diciembre de 2006
Horarios:
De martes a viernes: de 10.00 a 20.30 horas.
Sábados: de 11.00 a 14.00 y de 17.30 a 20.30 horas.
Domingos y festivos: de 11.00 a 14.30 horas.
Organiza: Embajada de Portugal
Colabora: Manufactura de Tapices de Portalegre
Patrocinan: Banco Caixa Geral, Ciudad de Portalegre, Fidelidade Mundial Seguros y Luis Simöes
Entrada Libre

La historia de los tapices de Portalegre es una historia reciente que tiene su origen en 1946, cuando dos amigos, Guy Fino y Manuel Celestino Peixeiro, se unieron para fabricar alfombras de lana confeccionadas a mano, pero la competencia era grande y el negocio resultaba poco rentable.

Entonces, Manuel do Carmo Peixeiro, padre de Manuel Celestino, desafió a ambos jóvenes a elaborar tapices con un punto inventado por él unos años antes, mientras era estudiante de textil en Roubaix, y todos se volcaron, con alma y corazón, en el proyecto.

Así, surgió el primer tapiz de Portalegre en 1948, con el dibujo de João Tavares. Entre los primeros pintores que colaboraron con la fabrica de tapices Manufactura de Tapeçarias de Portalegre destacan los artistas Julio Pomar, Maria Keil, Guilherme Camarinha, Renato Torres y Lima de Freitas.

El reconocimiento y la aceptación de los tapices de Portalegre sobrevinieron en 1952, de la mano de los propios técnicos de tapices franceses que habían viajado a Portugal para visitar la gran exposición “Los Tapices franceses desde la Edad Media hasta nuestros días”. Aprovechando tan importante evento, Guy Fino decidió confrontar las dos técnicas de manufactura y simultáneamente colocó en el Edificio del SIN, en Lisboa, dos grandes tapices elaborados sobre cartones de Guilherme Camarinha para el Gobierno Regional de Madeira. Los técnicos franceses invitados a la exposición admiraron la técnica y la perfección lograda por el punto de Portalegre y fue así como se promocionaron los tapices de Portalegre.

Aún era necesario cautivar al renovador del tapiz francés Jean Lurcat y despertar su atención para el tapiz de Portalegre. Tras un primer contacto acaecido en 1952, Guy Fino consiguió convencerlo para visitar la Manufactura en 1958. En la fábrica de Portalegre, le mostró dos tapices: uno que había sido tejido en Francia y que el propio Lurcat había regalado a la esposa de Guy Fino, y una replica tejida en Portalegre. Confrontando los dos tapices, Jean Lurcat escogió el tapiz de Portalegre y más adelante confirmó que las mejores tejedoras del mundo eran las de Portalegre. Desde 1958 hasta su muerte, Jean Lurcat hizo tejer en esta ciudad gran parte de sus tapices.

En la actualidad, más de doscientos artistas, nacionales y extranjeros, han podido ver sus obras trasladadas a tapices fabricados en la Manufactura de Portalegre.

El tapiz de Portalegre nace siempre de una pintura original creada por un artista. Surge de plasmar, en otro soporte y a otra escala, el cuadro creado por el pintor, pero es mucho más que una simple reproducción. El tapiz es una obra de arte original, única por sus propias cualidades y por la técnica empleada para traducir el modelo original. Éste se amplía al tamaño final mediante un dibujo realizado sobre un papel cuadriculado apropiado, donde cada cuadricula representa un punto (de diseño para tejer). La diseñadora tiene que corregir el dibujo comparándolo con la obra de arte original y ha de poner atención y cuidado en los contornos, las formas, las tonalidades de los colores y en todos los pequeños detalles que la tejedora deberá leer y traducir al tejer. Luego tiene que elegir los colores por equivalencia entre el cuadro original y los 7000 colores de la paleta de lanas de la Manufactura. La trama decorativa está constituida por 8 hilos y eso permite que se mezclen diversos colores en la misma trama, produciendo ricos efectos cromáticos. Los colores seleccionados son identificados en el dibujo a tejer con un número de referencia y las zonas de color se colorean con tonos muy suaves de acuarela en la gama cromática deseada. Estas suaves tonalidades de acuarela son orientativas y sirven como guía para ayudar a las tejedoras a identificar qué trama deben usar.

Llegado este punto, todavía falta preparar las madejas de lana que deben concordar con las opciones escogidas por la diseñadora y han de ser colocadas y suspendidas en el telar. Después, es preciso colocar el dibujo a tejer, que debe estar situado a nivel de los ojos de las tejedoras.

El tapiz se comienza a tejer por debajo y la labor se realiza por el reverso de la pieza.

Los tapices de Portalegre se tejen manualmente en un telar vertical. La trama decorativa envuelve totalmente los hilos de la urdimbre (dos para cada punto, que corresponde a una densidad de 2.500 /dm2). el tapiz crece horizontalmente y a cada pasada de la trama decorativa se le introduce otra trama muy fina que no se ve, porque queda escondida en la espesura de aquella, y se llama trama de conexión (cruce simple con la urdimbre). Esto hace que el tapiz de Portalegre sea muy resistente. Como el punto se forma con el tejido de dos hilos de trama, al tejerse uno solo, surge el ½ punto. Esta posibilidad de realizar ½ punto permite realizar detalles muy pequeños en la obra que dan como resultado formas muy precisas.

El tapiz de Portalegre tiene un enorme poder decorativo por estar basado en una obra de arte original, siempre de mérito reconocido; por sus dimensiones; por la propia técnica de manufactura de Portalegre, que permite tejer piezas perfectamente planas; y porque la trama decorativa es 100 % lana y aunque los colores utilizados puedan ser luminosos, el tapiz resulta muy agradable a la vista, mejora bastante la acústica y crea condiciones térmicas más óptimas en la sala donde se encuentre.

Los tapices de Portalegre son de serie limitada, de uno, cuatro u ocho ejemplares, y vienen enumerados y con la firma del pintor de su puño y letra.

La actual exposición es una iniciativa de la Embajada de Portugal en Madrid, que ha invitado a la Manufactura de Tapeçarias de Portalegre a organizar esta muestra.

La exposición sólo reúne algunos de los pintores que trabajaron y trabajan con la Manufactura. Para ella, seleccionamos un conjunto armonioso de obras que traducen una gran variedad de expresiones artísticas de pintores portugueses y extranjeros.

La fábrica de Tapices de Portalegre está situada en la ciudad de Portalegre. La Manufactura tiene una galería de exposiciones que alberga una magnífica colección de tapices en exposición permanente y donde sus visitantes tienen la oportunidad de adquirirlos. Cuenta, además, con otra galería con venta al público en Lisboa.

Otras informaciones adicionales pueden consultarlas en www.mtportalegre.pt