Agenda 2017 > Memoria

Tapices flamencos del renacimiento

Tapices flamencos para los duques de Borgoña, el emperador Carlos V y el rey Felipe I. Exposición en Gante (Belgica) 21 Noviembre 2008 a 29 marzo 2009

Lugar:          Abadía de San Pedro, Gante (Bélgica)
                    Kunsthal Sint-Pietersabdij
                    Sint-Pietersplein 9
                    9000 Gent
tel.:              +32 (0)9 243 97 30
Fechas:        21 Noviembre 2008 a 29 de marzo de 2009
Organiza:      Fundación Carlos de Amberes y Kunsthal Sint-Pietersabdij
Comisario:    Fernando Checa Cremades, catedrático de Historia del Arte en la Universidad Complutense de Madrid


Como imagen de la magnificencia, una de las virtudes inherentes al Príncipe a comienzos de la Edad Moderna, plenamente justificada en textos tan leídos entonces como la Ética a Nicómaco de Aristóteles, el arte de la tapicería experimentó un prodigioso auge desde el siglo XV en la mayor parte de las cortes europeas. De igual manera, como objeto de devoción y de suntuoso ornato de capillas, iglesias y catedrales, se venía utilizando desde la Edad Media, en una función tanto narrativa y didáctica, como de expresión de lujo y riqueza.

El éxito internacional del Renacimiento italiano y su consagración teórica a través de escritos como los de Vasari y otros autores a partir de los siglos XVI y XVII, hicieron centrar cada vez más el interés de coleccionistas e historiadores hacia la tríada de pintura-escultura-arquitectura, desarrollando un sistema de las artes, que se consolidaría en los siglos XVIII y XIX, en el que el arte del tapiz, tan valorado en su momento, quedará relegado a la categoría, secundaria, de arte decorativa o suntuaria con la que, en realidad, ha llegado a nuestros días. Esta exposición pretende ser un jalón más en la moderna recuperación historiográfica de este arte.

La exposición que proponemos se basa, pues, en estas premisas. La existencia en España de algunos de los mejores conjuntos de tapices renacentistas de toda Europa se debe a varios hechos bien conocidos. Las relaciones comerciales de Castilla con Flandes experimentaron un auge y una consolidación inauditos desde fines del siglo XV y se prolongaron durante todo el XVI debido al entronque dinástico entre los Trastámara hispánicos y los Habsburgo emparentados con los Duques de Borgoña. Pero ya inmediatamente antes, la corte de los Reyes Católicos había demostrado un enorme gusto en la compra y coleccionismo de tapices de procedencia flamenca. La boda de Juana de Castilla con Felipe de Habsburgo y la del príncipe don Juan con doña Margarita, con la consecuencia, inesperada, de la sucesión en la figura del hijo mayor de la primera pareja, el archiduque Carlos, tuvo como consecuencia para el arte de la tapicería, el surgimiento de un coleccionismo típicamente habsbúrgico, que se prolongará, por no salirnos del siglo XVI, hasta el reinado de Felipe II, con un especial protagonismo del coleccionismo femenino en las figuras de Isabel la Católica, Margarita de Austria y María de Hungría.

Sin embargo, la intención de la muestra no es tanto explicar la historia del tapiz flamenco desde un punto de vista estilístico, sino mostrar todo un ciclo completo, probablemente el de mayor calidad artística, de la historia de la tapicería (el tapiz del Renacimiento en Flandes), estructurando su discurso desde un doble punto de vista, el de su coleccionismo y el de su función, circunscribiéndolo al ámbito de la monarquía hispánica de fines del siglo XV y comienzos del XVI.