Agenda 2017 > Memoria

Tesoros de la Corona de España. Tapices flamencos en el Siglo de Oro

La exposición muestra de una forma comprensiva el momento de mayor calidad artística de la historia del tapiz flamenco renacentista.En la Galerie des Gobelins. Paris (Francia) Del 14 de abril al 4 de julio de 2010

Lugar:
Galerie des Gobelins
42, Avenue des Gobelins - 75013 París (Francia)
Tel.: (+33) 1 40 13 46 46
Fechas: Del 14 de abril a 4 de julio 2010
Organizan: Fundación Carlos Amberes
Colaboran:
Ambassade de France en Espagne
Embajada de España en Francia
Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación
Ministerio de Cultura
Patrimonio Nacional
Comisario: Fernando Checa Cremades
Catedrático de Historia del Arte en la Universidad Complutense de Madrid

La exposición, organizada por el Mobilier nacional (www.mobiliernational.culture.gouv.fr), la Sociedad Estatal para la Acción Cultural Exterior (www.SEACEX.es) y la Fundación Carlos de Amberes (www.fcamberes.org), muestra de una forma comprensiva el momento de mayor calidad artística de la historia del tapiz flamenco renacentista. El discurso se articula desde el doble punto de vista de la función y del coleccionismo, con las consecuentes implicaciones en el ámbito de la monarquía hispánica desde finales del siglo XV a comienzos del XVI, aunque no lo restringe exclusivamente a dichas colecciones.
La historiografía, desde Vasari, ha resaltado y estudiado con mucho mayor empeño las manifestaciones pictóricas, escultóricas o de la arquitectura, relegando a las consideradas artes suntuarias o decorativas, y por tanto menores, a una categoría secundaria. Sin embargo, su relevancia fue mucho mayor, sobre todo en los siglos XV y XVI. Esta importancia se debía a que el tapiz permitía el desarrollo de programas iconográficos complejos, del mismo modo que las vidrieras, la pintura al fresco o el mosaico, con las que el tapiz comparte el componente de magnificencia, virtud necesaria del príncipe de la Edad Moderna; y la ventaja, única de este medio, de la transportabilidad, fundamental para las cortes itinerantes de la época. De este modo, la tapicería reunía las condiciones para una expresión del lujo y la riqueza, de devoción y ornato, didáctica y móvil, que la convirtieron en objeto de coleccionismo desde la corte de los reyes Católicos, reforzando el entronque dinástico con la rama Habsburgo, hasta el reinado del Felipe II, con el especial protagonismo del coleccionismo femenino de Isabel la Católica, Margarita de Austria y María de Hungría.

La exposición muestra a través de sus distintos apartados las relaciones de Castilla con Flandes, consolidadas con la unión de las dinastías Trastamara y Habsburgo -a su vez emparentadas con los duques de Borgoña-, cuyo eje fundamental era Bruselas-Madrid, lo que daba lugar a que en el territorio español existiera uno de los mejores conjuntos de tapices renacentistas de toda Europa, tanto en colecciones reales como en los ejemplares donados por la nobleza a iglesias y catedrales. Desde el punto de vista formal, la exposición presenta la imagen del mundo a fines de la Edad Media y su evolución hacia lo clásico-heroico de la corte imperial, así como los conflictos religiosos de principios del XVI. Muestra también el final de una época, con el advenimiento del nuevo siglo, a través de tapices, pintura, escultra y estampas (dibujos y grabados).

Este proyecto se inscribe en la continuidad de la muestra Tapices flamencos para los duques de Borgoña, el emperador Carlos V y el rey Felipe I, organizada por la ciudad de Gante y la Fundación Carlos de Amberes en 2008-2009.